Joker: radiografía del rechazo y la marginación social sublevada.

Del comic a la pantalla grande y de ahí un salto a la realidad social…

Seguro que la mayoría de cinéfilos quedamos con la incógnita de saber si el Joker es hijo de Thomas Wayne y Penny Fleck, todo apunta a llevarnos a la conclusión de que el progenitor del caballero de la noche (Bruce Wayne) no era tan pulcro en su trascendencia y vida. De ser esto cierto, el papel del Joker se acomoda perfecto al sentimiento del hijo que sufre de abandono, rechazo e injusticia que abunda hoy en día tanto en series de T.V. como en la realidad social. Sin embargo, conocer o no la verdad de su origen no es tan importante pues de todas maneras el personaje del payaso fracasado refleja una vida de tragedia que proyecta ambigüedad y distorsión de hechos con un desequilibrio de ideas y alucinaciones propias de un futuro homicida.

El factor “perfecto” detonante de cualquier discordia emocional y trastorno mental: “desamor” seguido por toda la horda de cautivos sentimientos que anidan el lado oscuro del ser humano y nacen del resentimiento, abuso y desventaja ante la desigualdad de condiciones para arraigarse y dar fruto al caos, la sublevación, venganza, contienda, revueltas, desorden, etc. Un film cuya paleta de colores sombríos sirven de ventaja ante un tema crudo y tan real más allá de la fábula de Caín y Abel. Y es que de todas las teorías e interpretaciones que se le pueda dar a este largo metraje lo preocupante es la postura que el mismo comunica a los individuos que se identifiquen con el sentimiento de “anarquía” y heroísmo pues bajo la nueva visión de compasión y empatía que se transmite ante la vida desolada y accidentada de un ser como el Joker, la dirección de la película no deja más que sentir amor y hasta admiración por su papel “inspirador” de masas.

Lo interesante de todo esto es que esta película pareciera fomentar la grandeza de personas que de tener un trastorno mental parecieran genios liberadores de las cadenas injustas impuestas por los gobiernos y la masa elite que los precede, sumiendo a la sociedad cautiva de injusticia en las condiciones y desventajas cuyo pretexto se justifica cualquier protesta.

Llama bastante la atención y es importante notar como en distintos films tales como lo fue Suicide Squad, Glass, Fragmentado, Maléfica y seguramente en la próxima Birds of prey (Harley Quinn) pareciera aplaudirse y rendirse homenaje a la sublevación de débiles por medio de la “justificación” ante una vida de sufrimiento y derrota.

¿Qué resultados pretende obtener el Instituto Tavistok esta vez?

Sin lugar a dudas, son films cuyo tema no es recomendable para niños, adolescentes ni jóvenes sin una orientación y guía que pueda dirigir en lugar de incentivar a la violencia; de lo contrario la sociedad debería atenerse a las consecuencias.

Lileth Gazelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s