Henry Ford: La mejor lección de perseverancia 

Definitivamente debes leer la historia del desarrollador del «modelo T» antes de que se convirtiera en un hombre exitoso; Henry Ford no se dio por vencido y cinco intentos después se volvió millonario.

Seguramente has escuchado el nombre de Henry Ford más de una vez en tu vida, y más de una vez en tu vida, también, te has desanimado por algún proyecto personal que no funcionó.

Todavía hay esperanza, como decía éste magnífico personaje “el fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia” y pues sí. Si no lo crees, tendrás que conocer su historia.

Ford provino de una familia de inmigrantes irlandeses que vivía en una granja. Su carrera como maquinista inició en 1879 y trabajó para Westinghouse y para la Edison Illuminating Company.

Su primera empresa, Detroit Automobile desapareció muy poco tiempo después de su debut tras una serie de quejas sobre baja calidad y precios elevados. Un año más tarde, abandonó su nuevo proyecto, la empresa Henry Ford Co., luego de una disputa con uno de sus colaboradores.

En 1908 desarrolló el modelo T, pero Ford Motor Co., su tercer intento en el la industria automotriz, estuvo cerca de quebrar debido a que las ventas no eran suficientemente masivas como para pagar los créditos que había solicitado.

La quinta fue la vencida, en 1913 por fin patentó la línea de ensamblaje para la producción en masa y entonces, logró el éxito.

Así que, olvídate del “a qué le tiras cuando sueñas mexicano” y apréndete el “sí se puede”.

Por: Karen Cymerman 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s