El Mercedes Benz Fashion Week Mx y su transmisión lifestream por Covid – 19

Como una bocanada de aire, el Mercedes Benz Fashion Week Mx transmitirá su evento en  digital, mostrando así sus colecciones al mundo entero de una vez. 

Este año el Mercedes Benz Fashion Week Mx (MBFWMx) hará lo inimaginable. Como un hecho sin precedentes, el MBFWMx innovará con su concepto democratizado; todos en México podremos seguir de cerca el magno evento y ser testigos de la presentación de las colecciones de los diseñadores mexicanos. 

Tener presencia digital y quitarle el misticismo a un evento en el que sólo asistían unos pocos, deja entrever que los organizadores están muy conscientes de lo que sucede con la salud mundial a raíz del Covid – 19 y ponen el ejemplo como parte  de una estrategia que bien podría cambiar el panorama de la moda para siempre. 

La idea surgió a partir de la alerta y la preocupante situación que vive el planeta entero, es por ello que el MBFWMx, no dejó de lado su responsabilidad con los fans y en lugar de cancelar la fiesta de la moda que llega a México cada año, buscó la manera de hacer frente a la contingencia y llevar a cabo la presentación de las tendencias Otoño/Invierno 2020.

El CEO del Mercedes Benz Fashion Week México, Cory Crespo, declaró para el medio Forbes, que la propuesta está basada en “La necesidad que da forma a la estrategia”. Con ello continúan en la cumbre de la innovación como cada año nos lo hacen saber.

Durante el evento, los  diseñadores convocados, se respetarán los mismos horarios que se tenían destinados en la pasarela presencial, sólo que ahora se podrá visualizar desde una plataforma digital.

Además de lo anterior, los usuarios podrán seguir en real time entrevistas exclusivas con diseñadores y modelos, contenido exclusivo de moda con celebridades, participación de influencers, cápsulas de video con recorridos por la Ciudad de México, galería de fotos, entre algunas otras cosas.

Fuente: Forbes

Por: Azenet Folch

Reloj Jaquet Droz “La mariposa amorosa”

Jaquet Droz Loving Butterfly Autómata.
 
JAQUET DROZ

Con la primavera a la vuelta de la esquina y las mariposas comenzando su migración hacia el norte, parece particularmente apropiado dar la bienvenida al nuevo reloj de autómata de edición limitada de la colección Jaquet Droz: la Mariposa Amorosa.

Pierre Jaquet-Droz comenzó a producir objetos de arte en el siglo XVIII, dándose cuenta de su profunda pasión por crear relojes y, más tarde, autómatas. Y así como esas primeras piezas fascinaron a la realeza de Europa y el Lejano Oriente, los relojes Jaquet Droz continúan deslumbrando a los conocedores con su extraordinaria artesanía y belleza.

Este autómata, la última versión de la mariposa amorosa de 43 mm de la marca, muestra la historia de la relojería de la compañía en una serie de 28 relojes de oro rojo con esferas hechas de madera petrificada de hace 140 a 180 millones de años. Llamado Chinchilla Red, después del lugar en Australia donde se encuentra, el material es de un rico tono que complementa perfectamente la caja de oro rojo y la decoración de la esfera. Al igual que los modelos anteriores de Loving Butterfly Automaton, esta versión requiere innumerables horas de trabajo manual para preparar el dial para su exquisita decoración, haciendo que cada dial sea único.

Las colecciones de relojes raros Jaquet Droz como este se crean a manos de artesanos expertos en la fabricación en La Chaux-de-Fonds, Suiza, encargados de preservar la tradición de excelencia inspirada por primera vez por el fundador hace casi tres siglos. Los autómatas siguen siendo una parte importante de la obra de Jaquet Droz, y varios relojes que comprenden esta competencia son esenciales para la colección. Las Les Ateliers d’Art Lady 8 Flower y Charming Bird, por ejemplo, son testimonio de los primeros éxitos de Jaquet-Droz, así como de la preservación actual de la compañía de esta forma de arte única.

La mariposa amorosa de Jaquet Droz

El movimiento del autómata con cuerda manual Loving Butterfly hace que el dial se mueva de manera realista, haciendo que las alas de la mariposa grabadas a mano se agiten y la rueda del carro gire. Las alas se colocan cerca del cristal de zafiro, lo que hace que parezca que está a punto de liberarse y salir volando del cuadro envuelto en cristales. Las figuras están rodeadas por una intrincada escena natural de oro rojo totalmente elaborada a mano. Cada árbol grabado abarca solo 0.2 mm, sus delgadas ranuras talladas una por una y colocadas individualmente en su propio entorno.

En los Ateliers de Haute Horlogerie de la compañía, los relojeros mantienen una búsqueda interminable para ofrecer relojes nuevos e innovadores que desafíen los límites del virtuosismo mecánico. En los Ateliers d’Art, la pintura en miniatura, el esmaltado, el esculpido y el grabado dan vida a los relojes Jaquet Droz de una manera única.

Los diales hechos a mano como este, por ejemplo, son el resultado de innumerables pasos y atención bien practicada, mientras que varios tipos de esmaltes vistos en otros relojes requieren años para dominar e incontables horas para completarse. El movimiento mecánico de cuerda automática Jaquet Drox 2653 ATI con un peso oscilante de oro rojo de 22 quilates (visible a través del fondo de la caja) maneja las horas y minutos en el dial de ónice desplazado. Se compone de un resorte de equilibrio de silicio y cuernos de paleta y cuenta con una reserva de marcha de 68 horas. La correa es de piel de cocodrilo negra, mientras que el cierre desplegable es de oro rojo de 18 quilates.

Una parte de los ingresos de cada reloj vendido está programada para proyectos y organizaciones comprometidas con la reforestación y la preservación de especies endémicas.

Ascalapha: La combinación ganadora entre moda y filantropía 

Los artesanos que elaboran estos productos reciben una remuneración que puede superar el 300 % de lo habitual; las creadoras de Ascalopha destinan el 5 % de las ventas de la temporada para El Fondo de los Sueños.

Ascalapha nació en septiembre del 2012, después de que Nori Abreu se fue de intercambio a España, en donde la convivencia con otras personas del mundo la hizo percatarse de la enorme riqueza cultural que su país poseía y la poca difusión de sus atributos alrededor del mundo. Durante el desarrollo de su proyecto de titulación para la universidad Anáhuac Xalapa, comenzó a investigar la producción textil artesanal de algunas zonas marginadas del país como San Juan Chamula y Cuetzalán, en Puebla, y se dio cuenta tanto de su belleza como de la falta de recursos para los artesanos que poseían talento y que tenían una historia que contar. Así nació la idea de gestionar una marca que fusionara la moda y técnicas textiles artesanales de zonas marginadas del país.

La marca lleva el nombre científico de una mariposa negra nativa del sur de México, una especie temida por su apariencia. Sin embargo, son muchos los especialistas que han confirmado que este pequeño insecto, además de ser inofensivo, tiene colores y figuras que se aprecian a contraluz, mismos que son únicos y bellos. “Ascalapha es una metáfora de México respecto a lo que se ve muy superficialmente de él; muchos son quienes le temen, lo acorralan e incluso lo critican, cuando en realidad México con toda su belleza opaca lo malo que puede surgir de él, uno de los tantos atributos es su legado artesanal, en específico, el textil”, explicó la CEO y fundadora.

Nori tardó seis meses en estructurar un modelo de negocios que le permitió realizar una propuesta interesante en el rubro de la moda y el artesanal. Con este proyecto, la emprendedora obtuvo su título universitario y durante los 10 meses posteriores se dedicó a mejorar e idear un plan que construyera una marca atractiva. En junio del 2014 Abreu invitó al proyecto a Daniela Moreno por su experiencia previa en el diseño gráfico y de modas. Poco después, Ascalapha generó un contacto más formal con artesanos de diversas zonas, lanzó los primeros prototipos de producto y estableció una estrategia más clara.

Dos meses después participaron en la convocatoria de Startup México, donde fueron seleccionadas para formar parte de la segunda generación. Como consecuencia, ambas se mudaron al Distrito Federal para apostarlo todo en el proyecto y volverlo realidad. Durante los siguientes seis meses afinaron el proceso productivo; formalizaron la relación con artesanos de la zona de San Andrés, Guerrero y Cuetzalán, Puebla; definieron la esencia de la marca; y realizaron alianzas estratégicas con plataformas de diseño como Cultura Colectiva. Posteriormente fueron seleccionadas como finalistas en el Premio Estudiante Emprendedorde la Bolsa Mexicana de Valores, en febrero del 2015.

Uno de los pilares fundamentales de la empresa es la filantropía. Más allá de comercializar ropa, calzado y accesorios, la compañía tiene como fin inmediato ser un factor de progreso para estas comunidades gracias a la practica de un comercio justo. ¿Cómo? Con una remuneración 300 % por encima de lo habitual para los productores; es decir, Ascalapha proporciona todo el material que se va a utilizar en la manufactura y les paga por el producto hasta tres veces el precio al que lo venderían a los minoristas. Adicionalmente, el 5 % de las ventas totales de la temporada van destinadas a El Fondo de los Sueños, una iniciativa que consiste en ofrecer experiencias de crecimiento personal a los artesanos para acercarlos a la realidad que existe más allá de su comunidad.

La línea de básicos con la que cuenta la marca es la especialidad de la casa: posee seis artículos vanguardistas entre las que se encuentran bolsas odoratas, clutches con diseños de la comunidad de Cuetzalán, mochilas Ascalapha, tenis wixarica, una cosmetiquera prime, una blusa para mujer y una playera para hombre.

“Cada uno de nuestros artículos es único, cuenta una historia y es 100 % artesanal, desde la incoporación textil hasta su maquila” indicó Nori Abreu. “Nuestros diseños están inspirados en la nueva generación de jóvenes y no tan jóvenes que creen que la vida es una experiencia. Cada uno de nuestros artículos se identifican con aquellas personas autenticas que aprecian las expresiones sensibles del mundo, se apasionan por descubrir nuevos escenarios, creen fielmente en el efecto dominó, aman viajar y compartir”, agregó.

Las empresarias definen a Ascalapha como una experiencia de principio a fin que termina materializada en cada uno de los productos y que invita a sus clientes a vivir. “Si las personas cuentan con un fuerte sentido de pertenencia hacia México, están ansiosos de contar y escuchar historias, ayudar es su filosofía de vida, sin duda alguna Ascalapha es una marca hecha a su medida”, dijo la joven emprendedora.

Al cuestionarles sobre el papel del emprendedor mexicano, Nori subrayó que es digno de reconocimiento todo lo que los emprendedores hacen. “Tener una idea y materializarla no es una situación que se logra de un día a otro, es una carrera de resistencia que está llena de obstáculos y también de momentos de satisfacción. Me parece que somos (los emprendedores) un canal que cuenta con experiencia y sensibilidad para poder cambiar la vida de muchas personas. Me gustaría que todos los emprendedores se movieran por una pasión apoyada por una mente clara para generar utilidades y sustentada con el corazón para crear verdaderos cambios en el mundo” puntualizó.

Por: Karen Cymerman