Cobots: Las PyME tiene una nueva área de oportunidad

Los fabricantes, de todos los tamaños, aún tienen el constante desafío de capear la tormenta de la pandemia. Para navegar en la actualidad, deben crear un cambio duradero y reforzar la agilidad organizacional, y buscar de manera proactiva nuevas soluciones para resolver estos nuevos desafíos operativos, y la respuesta está en los robots colaborativos (cobots).

Automatización significa agilidad

Un estudio reciente de la Federación Internacional de Robótica reveló que el México y la mayoría de los países en Latinoamérica se está quedando atrás de otras naciones en términos de automatización. Por lo tanto, los fabricantes de Latinoamérica ya no pueden tomar la postura de ver la tecnología como un lujo.

Para seguir siendo competitivos, los fabricantes, de todos los tamaños, deben considerar la automatización como una forma de apuntalar la eficiencia en todas las operaciones. Una vez implementados, los cobots pueden comenzar a devolver su inversión desde el primer día de implementación, aumentando la producción y la productividad.

Por ejemplo, Bloom-in-Box, un servicio de envasado de flores, ilustra el impacto que puede tener la automatización. Cuando la pandemia golpeó a principios del 2020, la empresa pudo girar y comenzó a fabricar equipo de protección individual (PPE, por sus siglas en inglés) para aprovechar las nuevas oportunidades y la demanda del mercado.

Esto solo fue posible porque los cobots se pueden programar y reprogramar con facilidad, con una nueva tarea que toma aproximadamente 30 minutos. Esto significa que se pueden cambiar fácilmente entre diferentes tareas, por lo que los fabricantes no están encerrados en un ciclo de producción específico y pueden adaptarse a los requisitos de producción cambiantes.

Automatización 101

Implementar la automatización puede parecer un objetivo abrumador, pero ¿qué significa esto realmente en términos prácticos? En primer lugar, el concepto de una fábrica completamente apagada sigue siendo ciencia ficción: la realidad es mucho más manejable.

Evaluar diferentes aspectos de una línea de producción e identificar las tareas más “sucias, aburridas y peligrosas” es el primer paso para introducir la automatización. Como sugiere el nombre, estas suelen ser las tareas que mejor se adaptan a los robots. En parte, porque significa que los empleados humanos ya no tienen que asumir tareas extenuantes o monótonas. Pero también porque un reemplazo de cobot puede realizar estas tareas 24 horas al día, 7 días a la semana, al tiempo que permite a sus colegas humanos trabajar en tareas más valiosas.

La facilidad de configuración va más allá, ya que no se requiere un programador experto después de un curso corto, el personal puede programar fácilmente una gran cantidad de nuevas tareas. De manera similar, las funciones de seguridad integradas significan que los robots colaborativos pueden trabajar junto con los empleados humanos sin la necesidad de vallas protectoras, por lo que se pueden instalar celdas de cobot sin tener que cerrar la fábrica para una evaluación de riesgos.

El tiempo se acaba

Independientemente de la pandemia, la industria manufacturera ha estado bajo una presión cada vez mayor durante algún tiempo. Como la necesidad de personalización masiva y ciclos de productos más rápidos y complejos significa que los fabricantes deben buscar constantemente optimizar las líneas de producción para satisfacer la demanda.

Además, la automatización ya no es una tecnología nueva y el Reino Unido está muy por detrás de sus vecinos europeos en términos de adopción. Por lo tanto, los fabricantes deben priorizar los aspectos de automatización de su línea de producción, o arriesgarse a quedarse atrás cuando la automatización se convierta en una parte aún más fundamental de la fabricación.

Los cobots pueden brindar a las PyME la agilidad que tanto necesitan, con poco costo inicial, tiempo de configuración corto y poco o ningún tiempo de inactividad para las evaluaciones de salud y seguridad, lo que podría resultar un factor decisivo hoy y en el futuro.

Aparte de los aspectos prácticos de la implementación, muchas PYME comprensiblemente ven el costo como el mayor obstáculo. Sin embargo, invertir en estas herramientas no es tan caro como muchos creen, ya que el costo de un cobot típico es el mismo que el salario anual de un empleado promedio.

Muchas empresas desconfían de la automatización, ya que les preocupa que les quite puestos de trabajo a los empleados humanos. Por supuesto, los cobots son una herramienta poderosa, pero nunca fueron diseñados para reemplazar a los empleados humanos.

En cambio, es probable que veamos una evolución gradual de los roles dentro de la manufactura, con el trabajo diario cada vez menos monótono, extenuante y más gratificante para el empleado

Por Manuel A. Sordo, General Manager para Latinoamérica de Universal Robots

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s